Guiso de Sepia con Cebolla

Guiso de Sepia con Cebolla

¿Qué podría ser más reconfortante en un día frío que un delicioso guiso de sepia con cebolla? Esta receta tradicional es perfecta para aquellos que disfrutan de sabores intensos y platos caseros que llenan el alma. Acompañado de un buen vino tinto y pan recién horneado, este guiso te transportará a la cocina de tu abuela con cada bocado.

**

Ingredientes frescos y fáciles de encontrar

**

Quizás también te interese:  Salsa especial para patas de cerdo

Lo primero que necesitas para preparar este guiso es conseguir ingredientes frescos y de calidad. La sepia fresca es la estrella de este plato y su textura firme se combina a la perfección con la suavidad de la cebolla caramelizada. Asegúrate de seleccionar cebollas dulces que aporten un toque de dulzura natural al guiso.

Preparación paso a paso

1. Limpia la sepia: Antes de comenzar la preparación, asegúrate de limpiar cuidadosamente la sepia retirando la piel y las partes blandas del interior. Corta la sepia en trozos del tamaño deseado, recordando que se reducirá un poco al cocinarse.

**

El secreto de un buen sofrito: paciencia y amor

**

El sofrito es una parte crucial de este guiso. En una sartén grande, calienta aceite de oliva a fuego medio-bajo y añade las cebollas cortadas en juliana. Deja que se cocinen lentamente hasta que estén caramelizadas y adquieran un tono dorado. Este proceso puede llevar unos 20-30 minutos, pero la paciencia vale la pena para lograr un sabor profundo.

Hora de dar sabor

Una vez que las cebollas estén caramelizadas, agrega los trozos de sepia a la sartén y sube un poco el fuego para sellar la sepia por todos lados. Condimenta con sal, pimienta y un toque de pimentón para darle un aroma ahumado característico a este guiso. Revuelve bien y deja que se mezclen los sabores.

**

La magia de la cocción lenta

**

Una vez que todos los ingredientes estén bien integrados, baja el fuego y deja que el guiso se cocine a fuego lento durante al menos una hora. Este tiempo de cocción permitirá que los sabores se potencien y que la sepia se vuelva tierna y jugosa. A medida que se cocina, la casa se llenará de aromas deliciosos que te harán sentir como en un restaurante con estrella Michelin.

¡A disfrutar!

Sirve este guiso de sepia con cebolla bien caliente, acompañado de un buen vino tinto y unas rebanadas de pan tostado para mojar en la salsa. Cada bocado te transportará a un lugar de confort y calidez, recordándote por qué la comida casera es una de las mayores alegrías de la vida. ¡Buen provecho!

**

Preguntas frecuentes sobre guiso de sepia con cebolla

**

¿Puedo sustituir la sepia fresca por sepia congelada?

Quizás también te interese:  Dorada gourmet al microondas

Aunque la sepia fresca suele tener una textura más firme y un sabor más pronunciado, puedes utilizar sepia congelada si es lo que tienes a mano. Asegúrate de descongelarla completamente antes de cocinar y sé consciente de que la textura final puede variar un poco.

¿Cuál es la mejor forma de acompañar este guiso?

Este guiso de sepia con cebolla combina perfectamente con arroz blanco cocido al vapor o con unas patatas asadas. También puedes optar por servirlo con una ensalada fresca de hojas verdes para equilibrar los sabores intensos del plato principal.

¿Puedo refrigerar las sobras?

Quizás también te interese:  Alubias con careta de cerdo

Sí, este guiso se conserva muy bien en la nevera. Guarda las sobras en un recipiente hermético y consúmelas en un plazo de 2-3 días para disfrutar de todo su sabor. Puedes recalentar el guiso en una cazuela a fuego suave para mantener su textura y sabor originales.