Pasta con gambas nata y tomate

Descubre la exquisita combinación de sabores

¿Estás buscando una receta sencilla y deliciosa para sorprender a tu familia o amigos en una comida especial? La pasta con gambas, nata y tomate es una opción perfecta que combina ingredientes frescos y sabrosos, creando una explosión de sabores en cada bocado.

Ingredientes frescos y de calidad

Para preparar esta receta, necesitarás gambas frescas y jugosas, nata para cocinar, tomates maduros, ajo, cebolla, pasta al gusto, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y un toque de perejil fresco para decorar. La clave está en seleccionar ingredientes frescos y de calidad para realzar el sabor del plato.

Paso 1: Preparación de los ingredientes

Comienza pelando y picando finamente el ajo y la cebolla. Lava y corta los tomates en dados pequeños. Si las gambas no están peladas, retira el caparazón y reserva.

Paso 2: Cocinar la salsa de tomate

En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y añade el ajo y la cebolla picados. Sofríe hasta que estén dorados y añade los tomates cortados. Cocina a fuego lento hasta obtener una salsa espesa y sabrosa.

Un toque cremoso con la nata

La nata aporta cremosidad a la salsa y combina a la perfección con el sabor de las gambas y el tomate. Añade la nata a la salsa de tomate y mezcla bien para integrar todos los sabores.

Paso 3: Cocinar las gambas

En otra sartén, saltea las gambas con un poco de aceite de oliva hasta que estén cocidas. Reserva unas gambas enteras para la presentación del plato y mezcla el resto con la salsa de tomate y nata.

La elección de la pasta adecuada

Elige tu tipo de pasta favorita para acompañar esta deliciosa salsa. Desde espaguetis hasta penne, la pasta absorberá los sabores de la salsa y complementará perfectamente las gambas y la nata.

Paso 4: Cocinar la pasta

Cuece la pasta en abundante agua con sal siguiendo las instrucciones del paquete. Una vez lista, escúrrela y añádela a la sartén con la salsa de gambas, nata y tomate. Mezcla todo cuidadosamente para que la pasta se impregne de todos los sabores.

¡Listo para disfrutar!

Sirve la pasta con gambas, nata y tomate en platos hondos, decora con unas gambas enteras y un toque de perejil fresco picado. Acompaña este plato con una copa de vino blanco y disfruta de una comida para chuparse los dedos.

Preguntas frecuentes

¿Puedo sustituir las gambas por otro tipo de marisco?

¡Claro! Puedes experimentar con otros mariscos como langostinos, calamares o vieiras para darle tu toque personal a esta receta.

¿Se puede hacer esta receta sin nata?

Sí, si prefieres una versión más ligera, puedes omitir la nata y aumentar la cantidad de tomate en la salsa para mantenerla jugosa y llena de sabor.

¿Cómo puedo potenciar aún más el sabor de esta pasta?

Para darle un toque extra de sabor, puedes añadir una pizca de pimentón ahumado o unas hojuelas de chile a la salsa de tomate para un toque picante y ahumado irresistible.