Recetas con jamón york al horno

Deliciosas preparaciones con jamón york al horno

El jamón york al horno es un ingrediente versátil que puede utilizarse de múltiples maneras en la cocina, desde aperitivos hasta platos principales. Su sabor ligeramente salado y su textura suave lo convierten en una opción perfecta para diversas recetas. A continuación, te presentamos algunas recetas creativas para sacarle el máximo provecho al jamón york al horno.

Brochetas de jamón york y queso al horno

Ingredientes:

  • 200g de jamón york en lonchas
  • 200g de queso mozzarella
  • Tomates cherry
  • Pimientos verdes
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Paso 1: Preparación de los ingredientes

Lava y corta los tomates cherry por la mitad, corta el queso mozzarella y el jamón york en cuadros del mismo tamaño, y corta los pimientos verdes en trozos medianos.

Paso 2: Montaje de las brochetas

En palillos para brochetas, alterna un trozo de jamón york, queso mozzarella, tomate cherry y pimiento verde hasta llenar el palillo. Repite este paso con el resto de los ingredientes.

Paso 3: Horneado

Coloca las brochetas en una bandeja para horno, rocíalas con un poco de aceite de oliva y sazónalas con sal y pimienta al gusto. Hornea a 180°C durante 15 minutos o hasta que el queso esté derretido y ligeramente dorado.

Empanadillas de jamón york al horno

Ingredientes:

  • Masa para empanadillas
  • 200g de jamón york en lonchas
  • Queso rallado
  • Huevo batido

Paso 1: Relleno de las empanadillas

Rellena cada masa para empanadilla con una loncha de jamón york y un poco de queso rallado, doblando la masa por la mitad y sellando los bordes con un tenedor.

Paso 2: Horneado

Coloca las empanadillas en una bandeja para horno previamente engrasada, píntalas con huevo batido y hornéalas a 200°C durante aproximadamente 20 minutos o hasta que estén doradas y crujientes.

Ensalada templada de jamón york al horno

Esta ensalada es perfecta para los días de entretiempo, ya que combina la frescura de las verduras con el sabor ahumado del jamón york al horno.

Ingredientes:

  • Lechuga
  • Tomates cherry
  • Maíz
  • 200g de jamón york en cubos
  • Queso parmesano rallado
  • Aderezo de tu elección

Paso 1: Preparación de la ensalada

Lava y corta la lechuga, corta los tomates cherry por la mitad y mezcla todos los ingredientes en un bol, excepto el jamón york.

Paso 2: Salteado del jamón york

En una sartén, saltea los cubos de jamón york hasta que estén ligeramente dorados y crujientes. Añádelos a la ensalada.

Paso 3: Montaje

Sirve la ensalada templada y espolvorea queso parmesano rallado por encima. Acompáñala con el aderezo de tu elección y disfruta de esta mezcla de sabores.

Tarta salada de jamón york y champiñones al horno

Una opción perfecta para una cena especial o una comida familiar, esta tarta salada combina la suavidad del jamón york con la intensidad de los champiñones.

Ingredientes:

  • Masa quebrada
  • 200g de jamón york en lonchas
  • 200g de champiñones
  • Cebolla
  • Crema de leche
  • Huevos
  • Sal y pimienta al gusto

Paso 1: Preparación de los ingredientes

Corta la cebolla en juliana y los champiñones en láminas. Saltea ambos ingredientes en una sartén hasta que estén dorados. En un bol, bate los huevos con la crema de leche y sazona al gusto.

Paso 2: Montaje de la tarta

Forra un molde para tartas con la masa quebrada y vierte la mezcla de cebolla, champiñones, jamón york y la mezcla de huevos y crema de leche. Hornea a 180°C durante aproximadamente 30 minutos o hasta que la tarta esté dorada y cuajada.

Paso 3: Presentación

Deja reposar la tarta unos minutos antes de cortarla en porciones y servirla caliente. Esta combinación de sabores te sorprenderá gratamente.

Beneficios de incluir jamón york al horno en tu dieta

Además de su delicioso sabor, el jamón york al horno aporta diversos beneficios nutricionales a tu dieta. Entre ellos se encuentran:

Alto contenido proteico

El jamón york es una excelente fuente de proteínas de alta calidad, esenciales para la reparación y el mantenimiento de los tejidos del cuerpo.

Bajo en grasas

Comparado con otros tipos de embutidos, el jamón york al horno suele ser más bajo en grasas, lo que lo convierte en una opción más ligera para aquellos que desean cuidar su consumo de grasas saturadas.

Aporte de hierro y zinc

El jamón york es rico en minerales como el hierro y el zinc, importantes para funciones como el transporte de oxígeno en la sangre y el sistema inmunológico.

Consejos adicionales para cocinar con jamón york al horno

Cuando utilices jamón york al horno en tus recetas, ten en cuenta que su sabor puede realzarse con ingredientes como queso, hortalizas, y hierbas aromáticas como el orégano o la albahaca. Además, recuerda que el tiempo de cocción puede variar según el grosor de las lonchas de jamón york, así que mantén un ojo en tus preparaciones para lograr el punto perfecto.

Preguntas frecuentes sobre recetas con jamón york al horno

¿Puedo sustituir el jamón york por otro tipo de embutido en estas recetas?

Sí, puedes experimentar con otros tipos de embutidos como el jamón serrano o la panceta en estas recetas para darles un toque diferente.

¿Se puede congelar el jamón york al horno sobrante?

Sí, el jamón york al horno se puede congelar perfectamente. Envuélvelo en film transparente o guárdalo en un recipiente hermético antes de congelarlo para mantener su sabor y textura.

¿Cuál es la mejor forma de recalentar platos con jamón york al horno?

Para recalentar platos con jamón york al horno, te recomendamos utilizar el horno o una sartén a fuego medio para evitar que el jamón se reseque.

¡Espero que disfrutes de estas recetas con jamón york al horno y te animes a probar nuevas formas de cocinar este delicioso ingrediente en tus platos diarios!