Trucha al horno con cebolla

Una delicia gastronómica: Trucha al horno con cebolla

La trucha al horno con cebolla es un plato que combina la frescura del pescado con el sabor dulce y suave de la cebolla. Preparar este exquisito plato es más sencillo de lo que parece y puede sorprender a tus comensales con su maravillosa mezcla de sabores y texturas.

¡Descubre cómo preparar esta receta paso a paso y conviértete en un chef en tu propio hogar!

Ingredientes

Para la trucha

– Truchas frescas (cantidad según comensales)

– Sal y pimienta al gusto

– Aceite de oliva

Para la salsa de cebolla

– Cebollas blancas o moradas

– Aceite de oliva

– Sal y pimienta

Preparación de la trucha al horno

Paso 1: Limpieza de las truchas

Antes de comenzar con la preparación, asegúrate de limpiar las truchas correctamente. Elimina las escamas y las vísceras, enjuáguelas con agua fría y sécalas con papel de cocina.

Paso 2: Salpimentar las truchas

Sazona las truchas tanto por dentro como por fuera con sal y pimienta al gusto. Añade un chorrito de aceite de oliva en el interior de cada trucha.

Paso 3: Preparar la salsa de cebolla

En una sartén, calienta un poco de aceite de oliva y añade las cebollas cortadas en juliana. Sofríe a fuego lento hasta que las cebollas estén transparentes y ligeramente caramelizadas. Agrega sal y pimienta al gusto.

Paso 4: Rellenar las truchas

Rellena cada trucha con la salsa de cebolla previamente preparada. Puedes añadir unas rodajas de limón y hierbas aromáticas si lo deseas para potenciar el sabor.

Paso 5: Horneado de las truchas

Precalienta el horno a 180°C y coloca las truchas rellenas en una bandeja apta para horno. Hornea durante aproximadamente 20-25 minutos o hasta que estén doradas y cocidas por completo.

¡Listo para saborear!

Al sacar las truchas del horno, estarán jugosas y aromáticas. Sirve este manjar acompañado de una ensalada fresca y un buen vino blanco para una experiencia culinaria inigualable.

Preguntas frecuentes

1. ¿Puedo utilizar truchas congeladas en esta receta?

Sí, puedes utilizar truchas congeladas, pero asegúrate de descongelarlas completamente antes de seguir con el proceso de limpieza y preparación.

2. ¿Se puede sustituir la cebolla por otro ingrediente?

Si no eres fanático de la cebolla, puedes probar rellenas las truchas con tomates deshidratados, alcaparras o hierbas frescas para darle un toque diferente.